¿Cómo Educar A Un Chow Chow? [3 Formas]

Cómo educar a un Chow Chow

Los perros chow chow tienen un carácter independiente. Quieren que les tengamos confianza y necesitan sentir que son ellos los que toman las decisiones.

Pero si no podemos confiar en que el chow chow vendrá cuando lo llamamos, no podrá conseguir la independencia que tanto le gusta.

Podemos estar en el parque para perros o fuera sin la correa y no saber si el chow vendrá cuando se lo pidamos. Un perro que no entiende y hace caso a este comando, puede sufrir un accidente o lastimar a otro perro.

Ya sea que lo estemos entrenando para venir a nosotros cuando lo llamemos mientras lo dejamos suelto o que lo estemos entrenando para cuando se encuentra en la casa, es importante.

Una vez que esté entrenado para venir, el chow chow sabrá que cuando escuche la orden o su nombre vale la pena hacer caso.

Adiestrar a un chow chow para que nos haga caso requerirá dedicación y paciencia. Recuerda que este es un perro que es independiente y que querrá tomar sus propias decisiones.

Tendremos que darle una buena razón para tomar la decisión correcta: venir cuando se le llame.

Un chow chow más joven requerirá sesiones de adiestramiento cortas con recompensas atractivas, y uno más viejo que ya sabe cómo es la independencia necesitará más tiempo de adiestramiento, más paciencia de nuestra parte y recompensas que lo inciten a escuchar y obedecer.

Este será un entrenamiento repetitivo y requerirá de nuestro compromiso. Puede parecer que el chow recibe ha aprendido para luego volver a no escucharnos.

No hay que rendirse en este punto. Hay que ser fuerte y seguir entrenando. El chow chow nos llevará hasta nuestros límites, así que mejor es estar preparado.

Las golosinas que más les gustan serán importantes para conseguir que el chow chow se acerque. También podemos trabajar con los juguetes, así la formación será más completa y variada.

Las sesiones de adiestramiento no deben durar más de quince minutos cada una, aunque podemos hacerlas varias veces al día. Hay que asegurarnos de que el perro esté comprometido a la tarea cuando la realizamos.

Método de entrenamiento temprano

  1. Cachorro: cuando estemos entrenando al cachorro chow chow, siempre tiene que estar cerca de nosotros. Esto le enseñará al cachorro a que somos su cuidador, construyendo ese vínculo y confianza entre los dos.
  2. Juegos: durante los juegos con el cachorro, debemos practicar para que se acerque a nosotros atrayéndolo con un juguete con el que le guste jugar. Es necesario mantener una distancia corta entre los dos para que no se distraiga con otra cosa, y durante los momentos de entrenamiento hay que hacerlo siempre en un lugar pequeño y seguro, como el patio trasero o una zona tranquila de un parque o incluso dentro de la casa.
  3. Jugar con juguetes: lanzar un juguete a unos metros de nosotros para que el chow vaya por él y juegue.
  4. Llamarlo: llamamos al cachorro por su nombre y luego usamos la palabra “ven”, momento en el cual le mostramos el otro juguete que tenemos en la mano. Como nos estamos divirtiendo juntos y él está contento por jugar, debería querer venir a explorar el juguete que tenemos. También podemos hacer esto con golosinas si no está interesado en un juguete.
  5. Venir: cuando el chow chow venga a nosotros después de que lo haya llamado, le damos una golosina y muchos elogios verbales para celebrar su regreso después de que sel o hayamos pedido.
  6. Repetir y practicar: estos momentos con juguetes y golosinas son importantes para él, porque le ayudan a desarrollar disciplina. A su vez, podemos ir mejorando los desafíos, como aumentando las distancias.
  7. Recompensas: recordar siempre recompensar al perro cuando regrese luego de la orden.
  8. Comando: una vez que entienda por repetición la orden y sus expectativas, utilizamos la misma orden cada vez que esperamos que vuelva a nosotros, ya sea dentro y fuera de casa.

Método de comando para llamarlo

  1. Elegir una orden: elegimos una orden de para llamarlo. Puede ser el nombre del perro o podría ser la palabra “ven” o “aquí”. Cualquiera que sea la orden que elijamos para llamarlo, hay que asegúrese de ser coherente y de utilizar la misma con regularidad.
  2. Programar el entrenamiento: reservamos un tiempo del día específicamente para trabajar en el entrenamiento. Este debe ser un momento para poder entrenar tranquilo y sin distracciones para que el chow chow pueda concentrarse en nosotros y en la misión de volver cuando lo llamamos.
  3. Comenzamos: comenzamos a jugar con el chow chow. Podemos jugar al tira y afloja con una cuerda o lanzar una pelota de tenis.
  4. Lo llamamos: practicamos llamarlo de vuelta usando el comando que elegimos. Solo debemos decir la palabra de comando una vez, incluso si es su nombre. Decir la orden de retirada más de una vez enseñará al perro que tiene que oírla más de una vez antes de molestarse en volver. Para conseguir que quiera venir, tenemos que atraerlo mostrándole que tenemos algo especial que le gusta.
  5. Nos ignora: si el chow chow decide ignorarnos, tomamos un descanso, y luego nos acercamos a él para seguir jugando. No repita la orden de retirada si no nos presta atención.
  6. Intentarlo de nuevo: durante el tiempo de juego juntos, dejamos que el chow vea la golosina que tenemos, pero no se la damos. Nos alejamos un poco de él e intentamos volver a llamarlo con la orden. Esta vez, si no está interesado, dejamos que vea la golosina y luego la dejamos caer a nuestros pies.
  7. Seguir practicando: practicando todo este proceso iremos afianzando esta conducta en el perro. Debemos hacerlo siempre a corta distancia e ir alejándonos a medida que él comprende las cosas.

Método de la señal con la mano

  1. Correa: le ponemos al chow chow la correa y nos paramos cerca de él.
  2. Golosina: comenzamos el entrenamiento con una golosina. En cuanto lo tengamos sujeto a la correa, le damos una golosina solo por tolerar la correa sin salir a pasear.
  3. Paso adelante: nos alejamos unos pasos de nuestro perro y nos detenemos.
  4. Señalamos con la mano: dejamos caer la mano a nuestro lado y extendemos la palma de la mano hacia el perro. Utilizamos el nombre del perro y la palabra de orden “ven”. Como no está muy lejos de nosotros, solo debería dar unos pasos para llegar hasta donde estamos. Si no se mueve, tenemos preparada una golosina en la mano que sujeta la correa y se la mostramos.
  5. Cuando venga: cuando el chow chow dé un paso hacia nosotros, le damos la golosina.
  6. Repetirlo: practicar esto varias veces, alejándonos varios pasos del perro y repitiendo la señal con la mano hacia abajo, con la palma plana hacia él y utilizando la palabra “ven” como orden.
  7. Aumentar la distancia: a medida que el chow chow vaya conociendo esta señal de la mano y la palabra “ven”, así como la recompensa cuando vuelva a nosotros, aumentamos la distancia entre nosotros y el perro.
  8. Sin correa: llevamos al chow chow a un lugar donde pueda estar sin correa donde no pueda correr demasiado lejos Practicamos los pasos anteriores, utilizando la palabra de orden y la señal de mano, esperando que el perro deje lo que está haciendo y venga hacia nosotros. Recuerda tentarlo y recompensarlo con una golosina.
  9. Mantener el entrenamiento: que el chow entienda lo que necesita hacer con la palabra de orden, la señal de mano, la acción y la golosina puede llevar algún tiempo. Por eso debemos practicar a menudo, pero en sesiones cortas, manteniendo al perro atento y recompensándolo constantemente por hacer un buen trabajo.
  10. Añadimos distracciones: después de unas semanas de entrenamiento constante, añadimos algunas distracciones. La orden “ven” es muy importante cuando estamos fuera de casa con el perro, cuando su atención está en otra cosa, o cuando el perro está sin correa y necesita obedecernos y estar a nuestro lado. Las distracciones nos permite simular un entorno real sin los peligros que esto implica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *